Propiedades Nutricionales de los Frutos Secos E-Mail
Ínicio
Propiedades Nutricionales de los Frutos Secos
Página 2
Página 3
Página 4


Hacer pedagogía, el factor clave

El cambio en los hábitos de vida ha propiciado cada vez más la entrada de alimentos muy procesados y, lo que es peor, con alto contenido en colesterol y otros lípidos. Este cambio de hábitos ha arrinconado un tipo de dieta practicada durante siglos en la cuenca mediterránea en favor de un tipo de comida mucho menos saludable.

El hecho es que las amas de casa están olvidando masivamente nuestra tradicional, sabrosa y nutritiva cocina, con los perjuicios culturales y sobre todo alimentarios que ello conlleva.
Nos comentaba durante el Congreso de la Dieta Mediterránea un alto funcionario de salud pública de una Comunidad autónoma que actualmente es muy difícil hacer comer a los chicos en edad escolar verdura y fruta, si no es en forma de puré o ligeramente endulzada, ya que los paladares de la mayoría de los chicos no están acostumbrados a este tipo de comida porque no la ingieren en sus hogares.
Por supuesto se quejaba también este funcionario de lo difícil que resulta conseguir un aporte vitamínico-mineral adecuado para los escolares en estas condiciones.
Finalmente, nos invitaba a hacer masivas campañas para educar a la opinión pública sobre las bondades de nuestros productos y a ser más incisivos en la publicidad dirigida a los jóvenes consumidores, quizás emulando las campañas que hacen las firmas de comida rápida.
Un dato que preocupa en este contexto es tanto el hecho de que la población joven ingiere el doble de lípidos que los adultos como que en los últimos años se ha visto un aumento de las enfermedades relacionadas con el abandono de la DM.

Tendencias básicas

Hay que observar unas tendencias alimentarias básicas en la población, según origen y extracción social.
Así, una población sin excesivos recursos y en un ámbito rural tenderá a unos hábitos alimentarios sencillos y cercanos por tanto a la DM.
La clase media urbana, para diferenciarse de un pasado rural y casi por esnobismo, se acoge a las ‘últimas modas’ en comida rápida y procesada.
Cuando ascendemos en posibilidades económicas nos hallamos ante una vuelta al gusto por las cosas naturales. Esta última tendencia puede darse también en clases medias en algunos países fuertemente desarrollados,